Wise Men Project presentan los remixes de ‘Ride’

Publicado el 11 octubre, 2017 | Por Borja Rosan | Lanzamientos, MUSICA

‘Ride’ fue el primer y celebrado single de esta emergente pareja de DJS y productores valencianos que siguen revolucionando la escena de la ciudad del Turia con su refrescante, energizante y vibrante mixtura indieground en la que son capaces de sinergiar, en feliz colisión, estilos como el techno, el house, el indie, synth-pop etc.

Crítica y público fliparon con lo que, hace unos meses, supuso ser un trallazo de pop-rock coreable, épico y melódico al que una base electrónica contundente y descarada lo sitúa en el centro de la pista de baile de cualquier club o festival. Pero todo eso ya es historia. Ahora, meses después, Wise Men Project regresan a la primera línea de la palestra sonora con esta colección de cuatro remixes que afamados artistas nacionales -repartidos entre Valencia y Barcelona- ha querido desarrollar para este ‘Ride’ que así vuelve de nuevo a estar de plena actualidad sonora.

Averno -uno de los jóvenes proyectos más prometedores del techno underground nacional, hijo de la terreta y padrino de Club Gordo- firma uno de los episodios más interesantes de este ‘Ride There Mixes EP’ con un pasaje de brumosa ensoñación technoide; que cruje, se retuerce y campanillea sobre amables líneas melódicas, marcianas y suavemente abstractas. De lo más excelso y onírico que ha hecho este productor y DJ oriolano hasta el momento, sin duda.

Por su parte la célebre Ley DJ -el más visible exponente del fenómeno diyeístico femenino valenciano-  se lleva ‘Ride’ a lares nu-bassys y r&b -quebradizos, luminosos y estimulantes- en el que los bien atemperados golpes de sintes se sinergian perfectamente con las voces del tema original, diestramente manipuladas y soulerizadas. Sorprende y encanta.

El barcelonés Mr. K! –nominado a un Goya- es quién pone más carne en el asador con una revisión dancetista, clubby, maximalista y electrosa -muy noventera- con esas inesperadas percusiones madchesterianas, que directamente nos transporta al centro de la pista de baile de esos clubs en los que los indies se sueltan el flequillo y queman suela, como si no hubiera un mañana, al abrasador poder de la electrónica danzarina y pop.

Finalmente, Knightbots pilla ‘Ride’ y lo acanallan desde una visión más ravera, bailonga y electro-rockista. Un bassline XXL surfea sobre la -aquí afilada- melodía seminal y su bien situado break, con sirenazo de fondo incluido, sirve para que todo de pronto estalle felizmente de nuevo y para siempre. Bailar y sonreír.  (Fernando Fuentes/ oct 2017).

Like this Article? Share it!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *